El Limón: Un aliado natural de tu ropa blanca

A todos nos encanta disfrutar de prendas impecablemente limpias y fragantes. El problema con esos placeres comienza cuando tenemos que lavar y recuperar la ropa sucia, especialmente si hablamos de manchas y percudido.

Para poner las cosas más difíciles, muchas veces los productos especializados para ciertos tejidos o manchas en particular, se nos salen del presupuesto o tienen efectos secundarios en nuestras prendas o en nuestra propia salud.

Para estos casos y para muchos otros, la sabia madre naturaleza creó el limón: Un producto natural, económico y disponible en todas partes que tiene una enorme variedad de usos en el cuidado del hogar en general, y especialmente en nuestra ropa.

El ácido cítrico que contiene el limón es un extraordinario limpiador desinfectante, así que con un puñado de limones y unas sencillas instrucciones es posible resolver muchas dificultades relacionadas con el cuidado de nuestras prendas. ¿Comenzamos?

post_limon_1

Caso 1: Manchas de sudor, desodorantes o percudido en prendas blancas

Para remover manchas amarillentas en tu ropa blanca aplica el jugo de dos limones directamente sobre la prenda seca y frota durante unos pocos minutos. Permite que se seque en la sombra y luego lávala como lo haces corrientemente. El efecto blanqueador del limón se ocupará de desaparecer las manchas como por arte de magia.

Caso 2: Manchas de salsas, tinta o sangre

Para las manchas más difíciles conviene remojar tu prenda en un recipiente pequeño agregando media taza de jugo de limón, detergente líquido y sal gruesa por espacio de 30 minutos. Enjuaga muy bien y lava la prenda con tu procedimiento regular. Para manchas realmente persistentes puedes aplicar el caso 1 y 2 simultáneamente.

Caso 3: Mantenimiento preventivo

Otra opción es proteger tus prendas antes de que aparezca el percudido. Selecciona tus prendas blancas de uso más frecuente y aplícales un tratamiento especial una vez por mes: Déjalas sumergidas en agua con media taza de jugo de limón, sal gruesa y un detergente suave. La mañana siguiente puedes lavarlas como siempre y así reforzar el color por más tiempo. Esto es especialmente útil para cuellos y puños de camisas blancas.

Sigue estas sencillas recomendaciones y no dejes de frecuentar nuestras redes sociales para obtener más y mejor información.

El domingo no es para pasarla lavando o planchando la ropa. Prueba http://getlavado.com y disfruta antes que llegue el lunes.

Una foto publicada por GetLavado (@getlavado) el

GetLavado

Esta entrada tiene 0 respuestas

Comments are closed.